Accede

acceso-alumnos acceso-padres

Participa en nuestros grupos

    
Error
  • Error al cargar los datos feed.

Noticias del Centro.

  • PDF
  • Imprimir

Un libro interesante.

Ha sido presentado en la Asociación de Prensa de Cádiz el libro escrito por el inspector de Educación Jaime Martínez, titulado "Competencias Básicas en Matemáticas" en el que presenta un enfoque innovador en la enseñanza del cálculo.

Creo que es un libro que deberíamos estar interesados en leer todos los maestros... A lo mejor tenemos suerte y lo envían a los centros para que lo estudiemos y podamos aplicarlo en lo sucesivo.
  • PDF
  • Imprimir

Mejorar la responsabilidad de los niños y niñas

 Para ello, nosotros los educadores,(profesores, profesoras, madres o padres en general...)  lo  primero que debemos es demostrar mucho amor a los alumnos, a los niños y niñas, a los hijos.
Sin amor no hay educación:
Omnia vincit amor: todo lo puede el amor. Y por lo mismo, todo lo puede el que ama y demuestra que ama.

A continuación, amar lo que se hace, poner esmero, cuidado en lo que se hace:
tareas, encargos, pequeños deberes, favores a los demás. Sigamos acostumbrando a nuestros alumnos o hijos a:

  • querer hacer las cosas de la mejor manera posible.
  • no conformarse con "cumplir". Poner cariño en lo que se hace.
  • Valorar mucho la perfección, lo bello, lo hermoso, lo limpio.
En la cultura clásica se afirmaba: la responsabilidad es la necesidad de bien y belleza.
A esto lo llamaban: vivir el "pulchrum", lo bello, lo bueno, en la vida cotidiana.

Un ambiente de orden, de pulcritud, de limpieza, de esmero, favorece que el niño:
  1. Aprecie lo que hace y por ello quiera hacerlo bien.
  2. Disfrute con ello y por tanto desee volver a vivirlo.
  3. Se "preocupe· de hacer sus deberes y pequeñas obligaciones de la mejor manera.
Resumiendo:
nosotros, educadores en general, debemos ser muy exigentes con nosotros mismos.
Si seguimos damos ejemplo de orden, pulcritud, esmero, disfrute de lo bien hecho... seguiremos dando un gran paso en orden a que nuestros alumnos e hijos sean también exigentes consigo mismos. ¡Sigamos así de bien!
la felicidad es contagiosa. Si nos ven disfrutar con el esfuerzo, con el amor al estudio, con el respeto a lo que nos rodea y a nuestros deberes cotidianos, ellos querrán imitarnos, porque lo bueno, lo que hace feliz, quiere entrar en el corazón de los demás, quiere latir fuera, en los corazones, en las voluntades ajenas.

En definitiva, comuniquemos pasión y goce por hacer bien las cosas.
Es el primer paso para educar en responsabilidad.
  • PDF
  • Imprimir

Lema del Buen Pirata del Navío San Ignacio

barcoNo, nada me detiene. Este es el lema de Buen Pirata del Navío San Ignacio.
Tormentas, tempestades, olas gigantes... nada impedirá que hagamos el bien a los demás, que aprendamos muchas y hermosas cosas; que seamos, como buenos piratas (hacia la isla del corazón, hacia la Isla de la Paz) valientes héroes del colegio San ignacio.

Niñas y niños de nuestro colegio, ¡vosotros podéis ser héroes!
Bravos piratas que nunca se quejan, porque son fuertes.
Alegres piratas que no se pelean, porque son buenos compañeros, miembros de la misma hermandad pirata.
Esforzados y heroicos piratas que ayudan a los más débiles, obedecen a sus padres porque quieren, respetan a sus profes y seños...

No, compañeros profesores y profesoras, queridos alumnos y alumnas, entrañables madres y padres y demás miembros de nuestra Comunidad, nada nos va a detener en la conquista del bien. Ni olas gigantes, ni monstruos marinos o tormentas poderosas...

Entre las sombras del mar, surcado de gaviotas y cormoranes, nuestra tripulación avanza indómita y valiente por los siete mares, hacia la Isla de la Paz....

--¡¡¡Eh, don Selu, Capitán Pirata! Tierra a la vista!!

El grumete grita... todos miramos al horizonte....se acerca una ola.... pero no nos detiene...¡Un continente nuevo! hemos descubierto la isla del tesoro!!

Y es que, a los alumnos y alumnas, a las seños y profes del San ignacio, !!nada les detiene!!
  • PDF
  • Imprimir

La Caligrafía de los Sueños


sueños Profe, ¿cómo se escribe en los sueños? Me preguntó una vez, hace, creo recordar, dieciseis años, mi alumno Tomás. Lo sé porque lo tengo apuntado en un Diario que empecé a escribir por entonces. Ahora lo tengo en mis manos. Es un Libro para escribir Diarios que me regaló mi esposa. La pasta, azul marino, está confeccionada con hojas secas y flores dormidas, rosas blancas, azaleas color de cuarzo, crisantemos amarillos… Sus hojas son color crema. En la página veintitantas, con la caligrafía nerviosa y violácea de aquella vieja pluma plateada que usé un tiempo por entonces, lo tengo anotado:

 

   "Hoy, siete de marzo de 1993, mi alumno Tomás me pregunta que cómo se escribe en los sueños, que cómo será nuestra letra, si cielo se escribe igual, si tierra se escribe como la escribimos en un papel, si la palabra azul significa lo mismo en los sueños que en la realidad.

Recuerdo nuestra conversación: 

 —Tomás, te digo que el mar es líquido, la montaña sólida, el aire gaseoso…

—¿El aire gaseoso?—No, profe, el aire es azul, no puede ser un gas; el azul es un color, y con los colores se pinta. ¡Mira!—Y levanta un gran paisaje que ha hecho con ceras, donde todo es   azul.

 

   ¿Dónde, o de qué manera se concierta el azul con el estado de todas las cosas? El aire de los sueños es de óleo azul. Nuestra vida cotidiana, a veces inundada de monotonía, puede empaparse, impregnarse de ese azul, llenarse de su misterio, de amor, de alegría. Con nuestra pluma imaginaria trazamos en nuestras noches y nuestros días el olor del mar y el empuje de las olas de un mar de fantasía.

  
No es el azul, sino lo azul, que yo he soñado tantas veces, que es el sueño originario; la misma poesía que quise tantas veces escribir, con distintas palabras; el bien que pude hacer, a la luz de diferentes actos y actitudes. La sombra gentil que está debajo de todas las cosas, que le aporta su color, y que a veces, en un momento dorado, descubrimos en mitad de la jornada, cuando la rutina de todas las cosas inevitables y diarias oscurece en nuestro corazón el tono y la unción que duermen en el interior de todas nuestras obligaciones y deberes.

  
Es un azul que es un sueño de sueños, la tinta de la pluma con que escribimos en nuestra vida las decisiones importantes que tomamos: hacer esto o lo otro, llegar, decir adiós, despedirse, llegar, recomenzar… vivir.

 

   El azul es el color más importante de mi vida. Azul es el color de aquello que más se ama, dice un verso de un poeta antiguo. Azul es el color del silencio, azul es la mirada de Nuestro Señor y de los bellos recuerdos…azul es el color de las rosas imaginarias… Azul es la ilusión por aprender de mis alumnos... de todos los alumnos de nuestro  colegio.

   Querido Tomás, hoy, 7 de marzo de 2009, quiero responder la pregunta que me hiciste hace quince años. En los sueños se escribe siempre con tinta azul. Las vocales y las consonantes son las mismas que en la realidad, pero siempre se unen de forma armoniosa formando palabras y conceptos bellos, profundos, azules.

  
Si tenemos el corazón puro, y nos esforzamos en hacer el bien que podamos hacer con humildad, entonces ocurrirá el milagro: todo cuanto hemos escrito en los sueños podremos volver a escribirlo en nuestras vidas. Lo azul, que hemos soñado, rozará nuestra existencia, la azulará, la hará más bella y más perfecta. Querido Tomás, escribe tu vida con ese azul con que pintabas tu mundo ideal cuando eras niño, y sé muy feliz.

 

Hasta pronto, tu profe

 

Don David

  • PDF
  • Imprimir

Recicla Informática

altEn este curso 2008-2009 estamos introduciendo a nuestros alumnos en el uso de la informática como herramienta de aprendizaje y desarrollo educativo, es por ello que estamos creando la que queremos que sea nueva aula de informática donde poder realizar las actividades correspondientes.
Desgraciadamente el material del que disponemos actualmente es escaso, por lo que si alguno de vosotr@s tiene algún ordenador o material informático en casa (en buen estado ) del que querais deshaceros, traerlo al centro, es muy probable que podamos aprobecharlo de alguna forma, y así,  además de reciclar, contribuirás a un mejor funcionamiento del centro de tus hijos.

Saludos.

Leer más...

Página 91 de 94